EL PODER DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal y profesional.

Conciencia emocional de uno mismo: Los líderes con un buen nivel de auto conciencia emocional conectan con sus señales internas y reconocen el efecto que tienen sus sentimientos en ellos mismos y en su rendimiento laboral. Están en sintonía con sus valores. Son sinceros y auténticos y hablan abiertamente de sus emociones.

Valoración adecuada de uno mismo: El líder reconoce sus fortalezas y debilidades e incluso ríe de sí mismo, admite el feedback como un regalo para aprender las cosas que debe mejorar, sabe cuándo debe pedir ayuda y dónde poner el foco para aprender nuevas habilidades de liderazgo.

Tienen un rasgo característico: son aprendices continuos y enseñan a sus colaboradores cómo mejorar.

Confianza en uno mismo: Conocer bien sus propias capacidades les hace sacar el máximo partido a sus puntos fuertes. Son personas que asumen, además, tareas complejas. La seguridad en sí mismos les hace destacar en cualquier grupo. Es ese sentimiento fuerte y positivo del valor propio.

Trabajar continuamente en tu inteligencia emocional es la mejor inversión de tiempo que puedes hacer.

¡Vive el momento XT!

× Hola, ¿cómo podemos ayudarte?